Leche materna vs leche artificial

Ya no es cuestión de opiniones de mamás, es que todos los pediatras recomiendan a las todas las madres una lactancia exclusiva hasta los seis meses de nacido el bebé. Incluso refieren innecesario que los pequeños tomen agua en este período, ya que la leche materna es la mejor comida que pueden tomar, con todos los nutrientes necesarios para evitar enfermedades.

De igual modo los especialistas indican continuar lactando al pequeño, aun cuando se le incluyan otros alimentos a la dieta, hasta los dos años. Según estudios realizados, no existe ninguna leche artificial de las que incluyen vitaminas y minerales que se pueda equiparar al valor de la leche materna, aunque se desconozca la totalidad de los elementos que la componen.

 

Beneficios de amamantar con leche materna a nuestros hijos

La leche materna tiene un alto valor nutritivo, pero también prepara al recién nacido para enfrentarse al medio. El calostro (como también se le conoce a la leche excretada) en los primeros días tiene un alto contenido de inmoglobulinas que cubren y protegen el tracto gastrointestinal del niño, a la vez que le provee anticuerpos. De igual modo es laxante y evita la ictericia, al disminuir las concentraciones de bilirrubina.

También se ha demostrado que contiene otros no-nutrientes como los factores de crecimiento cerebral. Además previene las enfermedades diarreicas y respiratorias y las alergias, por lo que de manera general disminuye la morbilidad.

Otros de los factores favorables para escoger la leche materna por encima de la artificial es que se obtienen beneficios a largo plazo. Según estudios realizados los niños que tuvieron una lactancia exclusiva, se disminuyó el riesgo de padecer diabetes, linfoma u asma, en la etapa adulta.

Un elemento muy importante es que la lactancia reafirma el lazo especial que se ha establecido entre la madre y el hijo durante el embarazo. El acto de amamantar a nuestros hijos genera confianza a la madre y relaja por lo que es muy recomendado también para evitar el estrés postparto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *